Tratamiento

Como suele ocurrir, las entidades clínicas que tienen matices sintomáticos variables, diferentes o combinados, suelen tener un tratamiento más difícil o complejo. En la E.H. la variabilidad de sus aspectos motores y psiquiátricos requiere un esfuerzo coordinado de diversos profesionales: neurólogos, psiquiatras, psicólogos, logopedas, rehabilitadores, terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales, etc. El abordaje médico se plantea desde:

1. Intentar la erradicación definitiva de la enfermedad mediante Consejo Genético. Esto incluye una paternidad responsable y realizar diagnósticos presintomáticos, prenatales y preimplantacionales. El test predictivo es una prueba genética que permite determinar si una persona desarrollará una enfermedad genética. El análisis genético es una prueba de ADN que determina el número de repeticiones CAG del gen de Huntington y, por tanto, detecta la mutación de la EH. El resultado del análisis indica si se es portador del gen mutado o no, pero no puede determinar cuando ni de qué forma se desarrollará la enfermedad.

2. Tratamiento sintomático destinado a disminuir los signos y síntomas de la enfermedad (motores y psiquiátricos).

3. Tratamiento neuroprotector con el que se pretende ralentizar el curso o la evolución natural de la enfermedad a través de la modificación de los mecanismos que participan en el daño neuronal.